En el IV centenario de su muerte, el sepulcro de Ana de San Agustín se encuentra en Villanueva de la Jara

En realidad se llamaba Ana de Pedruja Rebolledo, pero tomó el nombre de Ana de San Agustín. A los 21 años ingresa en las Carmelitas Descalzas, corría el año 1575. A los tres años de hacerse monja, en 1578 acompañó a Teresa de Jesús a fundar el Convento de Santa Ana en Villanueva de la Jara, la décimo tercera fundación de la santa. 

La tumba de Santa Ana se encuentra bajo el coro pequeño de la iglesia del convento situado en la calle que lleva su nombre en Villanueva de la Jara

“..Para la Fundación de Santa Ana en Villanueva de la Jara sucede que acabando un día de comulgar, el Señor le manifestó su voluntad de que así se hiciera..”

Fundación del convento en La Jara

Había nueve mujeres en la ermita de Santa Ana, en Villanueva de la Jara. Llevaban una vida digna de ser convertidas en religiosas, eran muy piadosas. La villa de La Jara, desde su concejo, pidió a Teresa de Jesús que hiciese el favor y gracia de “recoger a esas buenas mujeres y ordenarlas en su fundación”. Sería la tercera que Teresa de Avila fundaba en España. 

Teresa de Jesús no accede a fundar

Era tal la insistencia en que Teresa de Jesús fundará en Villanueva de la Jara que, aunque ella se negó al principio, argumentados varias razones, finalmente acepta.

Parece ser que acabando un día de comulgar, el Señor le manifiesta su voluntad y pone en sus manos la responsabilidad de construir un convento en la localidad jareña.

Llegan las monjas a la Jara

Así que un 21 de febrero de 1580 llegan a Villanueva de la Jara el grupo de monjas encabezadas por Teresa de Jesús y Ana de San Agustín. Venían del convento de San José de Malagón (Ciudad Real) tras 8 días de viaje alcanzan La Jara.

Era domingo y cuando la comitiva se encontraba algo lejos de la villa, los centinelas de la torre parroquial atalayan con entusiasmo y júbilo, avisando volteando las campanas. En primera instancia, y dado el día que era, el pueblo pensó que se llamaba a misa. 

Pero viendo que el resonar de campanas iba in crescendo salieron de sus casas y con enorme emoción recorriendo las calles, descubren a la Madre Teresa de Jesús y sus acompañantes entrando en La Jara. Mujeres, hombres y niños van arremolinándose junto al carro y se arrodillan para ser bendecidos por ella.

Los alcaldes, regidores y demás personalidades les regalan la cortesía pertinente, puesto que al fin y al cabo Santa Teresa fundará en el pueblo. 

El milagro de Ana de San Agustín en Villanueva de la Jara

Tras los actos burocráticos con autoridades y nobles de La Jara, se dirigen hacia la ermita donde se encontraban las nueve doncellas y junto a ellas, en comitiva, Ana de San Agustín permanecía junto a Teresa de Jesús. En la procesión que, en torno a su figura se desarrolló, había un Santísimo Sacramento y tras él Ana de San Agustín ve como un Niño Jesús hermosísimo iba y venía, hablando con Teresa y mostrándole alegría. 

Al mismo tiempo daba la bendición con la mano a las monjas. Una vez que acabó la procesión, la figura infantil de rubios cabellos y rostro de querubín se disolvió. 

Creación del Convento de Santa Ana

Las obras de construcción del convento están en marcha a solo un mes de la llegada de Santa Teresa. Serán un total de casi seis mil metros cuadrados con cerca de dos mil destinados al edificio religioso y los almacenes.

El acceso a la zona conventual se crea en la fachada lateral, colocándose una puerta sencilla bajo arco de medio punto. La portada de la iglesia irá en la calle principal, ahora llamada Calle de Santa Ana. Se instalan pilastras y molduras rodeando la puerta que irá decorada con ángeles y el escudo de la orden religiosa. 

El interior tendrá dos plantas en torno a un claustro, cuyo cuerpo inferior sera de un pórtico mazizo tosco. La balaustrada y sus zapatas de madera se abrirán a la galería. El resto de las cubiertas de madera se complementará con suelos de barro cocido. 

La Campana del Convento de Santa Ana

La campana del convento se instalará en el patio del claustro. Este elemento servirá para llamar a la comunidad a los rezos, pero servirá también para llamar a cada hermana del convento, dado que dependiendo de su antigüedad sonará un número de toques preciso. De acuerdo a la veteranía de cada religiosa, estas ocupan un orden en los asientos del coro. 

El refectorio del convento

Será el lugar donde la comunidad atiende la necesaria alimentación.  El refectorio se construye con forma rectangular y pavimentada de baldosas de barro cocido. Su techo tendrá bovedillas y vigas de madera. El acceso se hará desde el claustro.

Los útiles y vasijas han de ser sencillos y limpios manteniendo la norma de la devoción, decencia y aseo. Durante las comidas y cenas, obedeciendo la Regla de las Descalzas, una de las monjas leerá al resto que permanecerá en silencio.  

Iglesia del Convento de Santa Ana

La iglesia del convento se construye de planta rectangular y una sola nave con bóveda. Techo artesonado estilo mudéjar y el altar mayor. 

Retablo

La calle central tendrá dos laterales que irán separados por columnas. La casa central la ocupará el Sagrario. En los laterales pinturas de Santa Teresa y el profeta Elías. En el centro del primer piso puede verse la talla de Santa Ana con la Virgen María niña y tras ellas pinturas con ángeles. 

A la derecha existe una talla de San Juan de la Cruz. También un Cristo crucificado como escena del Calvario donde aparecen la Virgen María y San Juan al pie. En el ático se encuentra rematado el escudo de la orden de las Carmelitas Descalzas. 

Ana de San Agustín Priora del Convento de Villanueva de la Jara

El año 1596 Ana de San Agustín es elegida priora del Convento de Santa Ana de Villanueva de la Jara. Cuatro años más tarde, en 1600, fundó un convento a pocos kilómetros de La Jara; en la localidad de Valera de Abajo.  Ana de San Agustín se reintegra cuatro años más tarde a su convento de La Jara. 

Nada te turbe..

nada te espante..

todo se pasa,

Dios no se muda,

la paciencia todo lo alcanza.

Quien a Dios tiene,

nada le falta.

Solo Dios basta.

Santa Teresa de Jesús – Carmelitas Descalzas Villanueva de la Jara

Proceso de Beatificación de Ana de San Agustín

En el año 1776, habían pasado cuatro años desde su fallecimiento, el papa Pio VI la declaró venerable. No es el primer caso que una religiosa escriba su biografía, también lo hizo Santa Teresa de Jesús en el Libro de su Vida. 

La orden de escribir su vida se la da fray José de Jesús María, e incide en ella fray Alonso de Jesús María. Así fue dictando página a página a la madre Antonia de Jesus durante tres años, de 1606 a 1609. 

Centenario de Ana de San Agustín

En Villanueva de la Jara se conmemora este año 2024 el IV centenario de la muerte de la venerable Ana de san Agustín Pedruja, que sucedió el 11-12-1624.

Bibliografía

  • ­La Venerable de La Mancha»  Vicente Martínez-Blat, carmelita.
  • ­Espejos de España. Fundaciones de Teresa de Jesús
  • Antonio Aranda Calvo. Diócesis de Jaén «…Presencia de la Eucaristía en las fundaciones llevadas a cabo por Santa Teresa…»
  • Breve relación y suma de la vida y virtudes de la venerable Madre Ana de San Agustín… manuscrito Mss 2191 de la Biblioteca Nacional de España.
  • Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Ana_de_San_Agust%C3%ADn
Estampa anónima pegada al inicio de la Breve relación y suma de la vida y virtudes de la venerable Madre Ana de San Agustín.

La Jara en Internet

Buscador de La Jara

La Jara en Categorías

Publicidad

Etiquetas

asociación animales villanueva de la jara casino de la jara censo de la jara cuenca corresponsalía la jara cuenca escudos de armas villanueva de la jara podólogo la jara cuenca publicidad agencia la jara rio valdemembra villanueva de la jara rollo de justicia la jara san antón la jara cuenca santa cecilia villanueva de la jara villa enriqueta villanueva de la jara villanueva de la jara la jara verde viviendas de mayores